Saltar al contenido

Nuestro sitio usa cookies y otras tecnologías para que nosotros, y nuestros socios, podamos recordarlo, entender cómo usa nuestro sitio y brindarle comunicaciones acorde a sus intereses. Para obtener más información acerca del uso de cookies en este sitio y en qué medida puede inhabilitar las cookies, haga clic aquí.  Si continúa usando este sitio, acepta el uso de cookies y nuestra Política de privacidad.
Puede proporcionarnos información personal, como su dirección de correo electrónico, a través de este sitio web.  Para obtener más información acerca de cómo recopilamos, usamos y compartimos dicha información, haga clic aquí.  Si nos proporciona información personal, acepta que usemos esa información de acuerdo con nuestra Política de privacidad.

LA INDUSTRIA ALGODONERA DE LOS ESTADOS UNIDOS ESTÁ DESARROLLANDO UN NUEVO PROTOCOLO DE CONFIANZA PARA EL ALGODÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS, UNA EVALUACIÓN COMPARATIVA DE LA SOSTENIBILIDAD Y LA VALIDACIÓN PARA LAS METAS DE SOSTENIBILIDAD

Global

Durante la Cotton Sourcing USA Summit celebrada en Scottsdale, Arizona, el presidente de Cotton Council International, Ted Schneider actualizó a los más de 400 asistentes sobre la manera como la industria algodonera de los Estados Unidos busca alcanzar sus metas de sostenibilidad para el año 2025. Una parte clave de su presentación fue la introducción del Protocolo de Confianza para el algodón de los Estados Unidos: un procedimiento integrado para la recopilación de datos, medición y verificación que documentará las prácticas usadas en la producción del algodón de los Estados Unidos y su impacto sobre el medio ambiente. Los datos tienen como propósito ser un referente sobre los avances de los agricultores respecto a las metas de la industria algodonera, y dará a la cadena mundial de abastecimiento de textiles una prueba adicional de que el algodón de los Estados Unidos se produce de manera responsable.

Las metas nacionales de sostenibilidad para el algodón de los Estados Unidos, anunciadas el año pasado apuntan para el año 2025 a lo siguiente:

• Aumentar la productividad en 13%, es decir, reducir el terreno utilizado por libra de fibra.
• Aumentar en 18% la eficiencia del riego.
• Reducir en 39% las emisiones de gases de efecto invernadero.
• Reducir en 15% el gasto en energía.
• Reducir 50% la pérdida de suelo, y
• Aumentar 30% el carbono en el suelo.

“Yo podría decir que el algodón de los Estados Unidos ya es uno de los que se producen con mayor grado de sostenibilidad en el mundo”, dijo Schneider. Como evidencia cita el complejo entorno regulatorio de los Estados Unidos, la estrecha relación entre los cultivadores de los Estados Unidos y su tierra, el alto porcentaje de adopción de técnicas de agricultura de precisión por parte de los cultivadores de algodón de los Estados Unidos, y un historial de casi 40 años de mejoramiento del medio ambiente.

“Sabemos que los cultivadores de algodón de los Estados Unidos siguen adoptando nuevas tecnologías y técnicas administrativas que reducen el impacto, que aumentan el rendimiento, pero la industria textil hoy en día necesita algo más que nuestra palabra”, explicó Schneider. El Protocolo de Confianza está concebido para satisfacer esa necesidad con  una instantánea transparente y tangible de las prácticas estadounidenses para el cultivo del algodón y de los logros que estas producen”.

Los detalles del Protocolo están en proceso de afinación, y se lanzará un programa piloto en el 2019, el cual será implementado completamente para el año de cosecha2020. A los cultivadores participantes se les exigiría adoptar una herramienta de datos que permita la medición cuantitativa de métricas fundamentales de sostenibilidad,  como la plataforma FieldPrint  from Field to Market. Los agricultores también deberán diligenciar una lista de autoevaluación de las mejores prácticas gerenciales, y una muestra de los productores participantes se someterá a un proceso de verificación independiente. La interfaz en línea y las bases de datos relacionadas están siendo desarrolladas por una compañía con sede en  Memphis  llamada The Seam.