Saltar al contenido

Nuestro sitio usa cookies y otras tecnologías para que nosotros, y nuestros socios, podamos recordarlo, entender cómo usa nuestro sitio y brindarle comunicaciones acorde a sus intereses. Para obtener más información acerca del uso de cookies en este sitio y en qué medida puede inhabilitar las cookies, haga clic aquí.  Si continúa usando este sitio, acepta el uso de cookies y nuestra Política de privacidad.
Puede proporcionarnos información personal, como su dirección de correo electrónico, a través de este sitio web.  Para obtener más información acerca de cómo recopilamos, usamos y compartimos dicha información, haga clic aquí.  Si nos proporciona información personal, acepta que usemos esa información de acuerdo con nuestra Política de privacidad.

EL DIRECTOR EJECUTIVO DE SUPIMA HABLA SOBRE TRAZABILIDAD A LO LARGO DE LA CADENA DE ABASTECIMIENTO.

Global

Trazabilidad del algodón a lo largo de toda la cadena de abastecimiento.

En un viaje reciente a la India, el pequeño grupo con el que viajaba pasaba por la sección del bazar del algodón en Delhi. Estábamos hipnotizados mirando por la ventana del vehículo la abundante variedad de productos que se vendían a lo largo del camino. Una de las áreas que nos llamó la atención a todos fue una donde se concentraban vendedores de una variedad de dátiles que parecían provenir de distintos orígenes. Mientras nos esforzábamos por ver lo que traían escrito las cajas y de averiguar de dónde eran los dátiles, un intrépido compañero en el asiento de atrás dijo sencillamente: “No es más que una caja.”

Y ahí lo tienen. En pocas palabras, todo el asunto de la trazabilidad, transparencia, y autenticidad resumido en seis palabras: “No es más que una caja.” Déjenme explicar. Apenas 30 segundos más tarde, en la carretera vimos vendedores que sencillamente estaban vendiendo las cajas que contenían la información detallada de los dátiles que tanto nos habíamos esforzado en conocer. Entonces, ¿qué había realmente en las cajas?

¿Qué sabe? ¿Qué cree? ¿De qué puede estar seguro? ¿En quién confiar? ¿Cuál es el producto? Todas estas son preguntas válidas, muy difíciles de responder en la cadena de abastecimiento de los textiles. Inherentemente, los consumidores han acudido a la rotulación de los productos agrícolas, incluyendo el algodón, para identificar el producto y evaluar que en realidad es lo prometido. Esa rotulación tradicionalmente ha dependido del mercadeo (en todas las etapas de la cadena de abastecimiento) y de lo que al vendedor final del producto le fue indicado y lo que cree que el producto es. Aunque los productos alimenticios frescos usualmente tienen una cadena de abastecimiento mucho más corta, el algodón y los productos de fibras naturales son fundamentalmente distintos. Desde el momento de la cosecha hasta que el producto final llega al estante de la tienda, la fibra de algodón puede viajar grandes distancias y pasar por muchas manos y distintos transformadores y/o confeccionistas. La mayoría de las veces, el destino de la fibra nunca se conoce cuando ésta se despacha a la hilandería. Ciertamente, hay excepciones, y se pueden establecer muchas respecto de programas específicos, requerimientos de calidad, y necesidades del producto. Dicho lo anterior, se desconoce el hecho de que la claridad sobre la cadena de abastecimiento sobre cuál fibra de algodón se usa en un producto específico a menudo se logra luego de hacer distintos supuestos. Por ejemplo, y sin mencionar nombres, porque eso no es pertinente para este artículo, se presentó hace poco un caso en los EEUU. en el cual una gran tienda estuvo importando productos de un fabricante extranjero marcados con una etiqueta de un ingrediente muy reconocido. Se descubrió, mediante una auditoría detallada, que el producto no cumplía con la identidad bajo la cual se estaba vendiendo. Esto se convirtió en un problema importante para la tienda, para el fabricante, y para el origen, y el asunto aún se comenta en la industria textilera.

Además, los temas de trazabilidad y transparencia están comenzando a cobrar importancia dentro del discurso de la comunidad textilera. Pruebas recientes de ello se pueden ver en diversos artículos y publicaciones. Hay dos buenos ejemplos: el número 7 de mayo del 2019 de Apparel Insider, titulado ‘Sustainable Cotton – Time for a rethink’, y la edición de junio/julio de Ecotextile news titulado ‘Transparency … Please Reboot, Why it’s game over for business as usual’. Una desventaja de esta conversación es que parece que no hay un diálogo más amplio sobre la autenticidad que abarca la trazabilidad y la transparencia. Tal vez se deba a que es algo muy difícil de lograr. Recuerde que la cadena de abastecimiento tradicionalmente se ha apoyado en un sistema de auditoría básica para tener una idea de la trazabilidad y la transparencia dentro de la cadena. Esto nos trae de nuevo al comienzo del diálogo y a las seis sencillas palabras “No es más que una caja”. ¿Cómo sabemos cuál es el origen del producto y qué se puede decir sobre su autenticidad?

Existen varias propuestas de soluciones en el mercado, y ciertamente saldrán muchas más, para tratar de resolver el tema o brindar más claridad a la cadena de abastecimiento de los textiles. La lista incluye una amplia colección de sistemas/tecnologías, desde marcadores, trazadores, aditivos, RFID (identificación por radiofrecuencia), certificación digital de transacciones, y BIG data con entidades como Blockchain y Holochain

Supima como organización ha estado dedicada activamente durante más de una década a encontrar una solución para autenticar el algodón Supima. Sea cual fuere la plataforma o la tecnología, la certeza de la autenticidad de un producto típicamente depende de la confianza. Aunque la mayor parte de la cadena de abastecimiento está comprometida con la autenticidad de los productos que suministra, el sistema dista mucho de ser perfecto y es vulnerable ante las exigencias que se le hacen. Sin responsabilidad, siempre habrá una puerta abierta para que se hagan sustituciones.

Todos estamos perfectamente conscientes de cómo funciona la cadena de abastecimiento textil y los desafíos que se presentan cuando la presión del precio se vuelve demasiado fuerte para algunos participantes. Cuando las compañías tratan de sobrevivir durante las dificultades económicas, aumenta la creatividad en la producción y en la manufactura. Si no se tiene la capacidad para autenticar el origen de los ingredientes constitutivos del producto, aumenta la posibilidad de sustituciones y engaños. Los esfuerzos por manejar la autenticidad del producto van en aumento. Sin embargo, las herramientas disponibles no son muy buenas para responder la pregunta sobre el origen.

Mediante las ciencias forenses hay una forma de responder la pregunta sobre el origen y ver la transparencia a lo largo de la cadena de abastecimiento y en cualquier punto de ésta, para asegurar que el producto cumpla. Aunque son nuevas en las industrias del algodón y de los textiles, las ciencias forenses ya se han utilizado activamente para autenticar el origen de muchos otros productos. Supima ha estado trabajando con Oritain, una compañía de ciencias forenses de Nueva Zelanda que ha traído este abordaje científico aplicable al algodón. Después de elaborar un mapa de toda la región donde se cultiva Supima, Supima ha apoyado el desarrollo de una base de datos fundamental para todo el algodón Supima. Esta base permitirá a los socios de Supima verificar y brindar una verdadera autenticación de origen de los productos que elaboran usando algodón Supima.

En términos sencillos, el abordaje de ciencias forenses de Oritain usa los elementos traza que se presentan naturalmente en el medio donde crece el algodón. Esto incluye todos los elementos traza que influyen en el algodón durante el proceso de cultivo, desde el suelo, el agua, y el ambiente. Con esta capacidad para analizar los elementos traza a nivel de partes por 1.000 millones, es posible resolver no solamente diferencias entre grandes áreas geográficas de producción algodonera entre países, sino también llegar a detalles al nivel de subregión. Esto se puede mostrar mediante un programa con el Kering Group que está utilizando algodón Supima orgánico de una granja específica en los Estados Unidos y la capacidad para diferenciar no solamente esa granja de otros algodones sino del algodón que proviene de la región circundante. Mediante este abordaje, Supima y Oritain han podido utilizar eficazmente lo que se presenta naturalmente en el algodón para dar respuesta a la pregunta sobre el origen de la fibra por primera vez.

Escrito por

Marc Lewkowitz

Presidente & CEO

Supima

Marc Lewkowitz es el Presidente y Director Ejecutivo de Supima, una organización para la promoción, sin ánimo de lucro, que representa a los cultivadores americanos de algodón Pima, y a la industria que utiliza esta singular y nada común fibra.